Los palets de madera reutilizables, otro escollo para el Brexit y el transporte

Las negociaciones entre Reino Unido y la Unión Europea para definir el reglamento que marcará la relación entre ambas partes tras el Brexit están siendo muy duras. El transporte de mercancías por carretera es uno de los sectores que se verá afectado por esta nueva normativa, siendo una arma arrojadiza dentro de las conversaciones actuales entre ambas partes. De hecho, los palets de madera reutilizables se han convertido en uno de los aspectos controvertidos por la presión que están ejerciendo los negociadores de Reino Unido.

Los palets de madera reutilizables, otro escollo para el Brexit y el transporte
Los palets de madera reutilizables, otro escollo para el Brexit y el transporte

La Unión Europea tiene el firme propósito de que los palets que ingresen en la Unión Europea cumplan con la Norma Internacional de Medidas Fitosanitarias (NIMF15), lo que se traduce en que todo palet usado en el transporte requiere un calentamiento previo a 56 ºC durante un periodo de 30 minutos.

Si bien esta norma no afecta al comercio intracomunitario, sí estará vigente en el comercio con los países que no están en la Unión Europea y eso, como no puede ser de otra forma, incluye al Reino Unido una vez que el Brexit entre en vigor el 1 de enero de 2021.

Teniendo en cuenta que Reino Unido pasará a estar fuera del comercio común, los palets que se están utilizando en estos momentos no podrán entrar a partir del 1 de enero de 2021 en la Unión Europea si no supera este proceso de calentamiento, salvo que exista un acuerdo entre ambas partes para crear una exención a la norma.

No obstante, según ha explicado John Dye, presidente de TIMCON en una carta al Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales, el país no cuenta con palets estándar suficientes para mantener el ritmo normal de actividad en el sector.

Pese a que Reino Unido y la Unión Europea habían puesto un proyecto en marcha para la instalación de hornos adaptados al tratamiento de palets en puntos estratégicos para el comercio entre ambas partes, la pandemia de COVID-19 ha frenado considerablemente este esfuerzo.

Un punto crítico dentro de una crisis que evidencia que el Brexit esconde muchos más problemas técnicos de los que ‘vendieron’ las autoridades británicas y que, sin ánimo de prolongar el periodo de transición, promete ser un quebradero de cabeza para el sector.