Galicia y Bélgica: el transporte nacional e internacional vuelve a sufrir el COVID-19

La pandemia de COVID-19 ha cambiado por completo el escenario en el que se materializa el transporte de mercancías por carretera. Pese a que el sector ha sido considerado durante la crisis sanitaria una actividad esencial, la realidad es que los transportistas han tenido que lidiar con situaciones críticas y serias dificultades para desarrollar su normal trabajo. El alto índice de contagios por COVID-19 en el sector, los problemas para alimentarse y asearse durante el confinamiento y la grave crisis económica que ha paralizado la actividad son sólo una muestra de ello.

Galicia y Bélgica: el transporte nacional e internacional vuelve a sufrir el COVID-19
Galicia y Bélgica: el transporte nacional e internacional vuelve a sufrir el COVID-19

Por si esto fuera poco, los transportistas han tenido que convivir con las medidas individuales de cada país de la Unión Europea para combatir el COVID-19, haciendo casi imposible cumplir con las disposiciones de cada Estado miembro en materia de tiempos de conducción y descanso u otros aspectos. Si bien la enseñanza durante la fase más dura de la pandemia fue que había que tomar medidas en común para facilitar el transporte de mercancías por carretera, la cruda realidad es que con los primeros rebrotes de nuevo las medidas vuelven a ser individuales, tanto en el transporte nacional como en el internacional.

De hecho, en los últimos días de julio y primeros de agosto la Xunta de Galicia y el Gobierno de Bélgica han decidido instaurar un registro sanitario para entrar en sus territorios, medida que incluye a los conductores profesionales. En el caso de Galicia, los chóferes tendrán que rellenar un formulario de registro, vía online o telefónica, haciendo un listado de todos los territorios con alta incidencia de COVID-19 en los que se han detenido, incluyendo distintas comunidades españolas (Aragón, Cataluña, Navarra, País Vasco y la Rioja) y países como Portugal y otros Estados miembro de la Unión Europea.

De igual forma, cualquier ciudadano -incluidos transportistas- que quieran entrar en Bélgica deberá cumplimentar el registro sanitario que se encuentra disponible en la web del Gobierno belga, toda vez que el país es una de las naciones de la Unión Europea con una tasa más alta de contagios por COVID-19. Este documento se encuentra disponible en neerlandés, inglés, francés y alemán, tanto para ser rellenado vía online como, si no es posible este método, ser impreso para que los chóferes puedan llevar una copia física a bordo de sus camiones.