Escrito urgente al Ministro del Interior en funciones

Estimado Sr. Ministro:

Le escribo en calidad de director general de la organización empresarial nacional que representa al conjunto del transporte frigorífico español que realiza la exportación hortofrutícola de nuestra producción con destino Unión Europea.

Como ya conoce, la principal salida exportadora por carretera con destino centro y este europeos que tienen los productos agroalimentarios procedentes del arco mediterráneo transcurre por la AP-7 hasta frontera La Junquera por la que irremediablemente tenemos que circular, y desde inicio de semana no tenemos salvaguardados nuestros derechos de libre circulación por dichas vías.

Lo que al principio parecía una reunión grupal específica de los manifestantes en unos lugares específicos y en una fecha específica, ha generado una continuidad en bloqueos y cortes de carretera, medidas todas ellas contrarias a la libre circulación de mercancías que se presume debería estar por encima de cualquier reivindicación permisible.

Señor Ministro, junto con la desesperación y abandono de nuestros conductores profesionales que sufren en directo toda esta barbarie generada, a nivel empresarial nuestros clientes productores y cargadores, nuestro PIB nacional (no lo olvide) y nosotros, su eslabón de transporte, toda la cadena de valor de los productos alimenticios de alto consumo nacional y exportación internacional, estamos soportando pérdidas de hasta 500 euros diarios por vehículo de las cuales, primero, no sabemos cómo trasladarlas a los causantes del daño, y segunda, no sabemos cuándo se van a acabar.

Por ello, le exigimos que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado actúen rápida y contundentemente para restablecer el tráfico fronterizo y de salida a Francia. Resultaría irresponsable que no lo hiciera, a nivel gobierno o a nivel ministerio. Es triste sentir cómo en este último año los principios fundacionales de la Unión se están desquebrajando, pero que todas nuestras flotas de transporte internacional frigorífico sean las paganas de una reivindicación política, no hay derecho alguno a dejarlas al amparo de esperar a ver cuándo se acaban las manifestaciones. Tenemos que ser respetuosos con este derecho, pero siempre que se cumpla uno en escala mayor: “los derechos de uno acaban cuando empiezan los de los demás”. Y por ello la libertad de circulación ha de respetarse y asegurarse, con contundencia y determinación.

Recordemos que este subsector del transporte tiene una gran importancia capital para la economía nacional, ya que somos los responsables que los consumidores europeos tengan la seguridad que el consumo de productos perecederos españoles no se fragmente, defendiendo por tanto la marca ESPAÑA en los destinos a transportar. El hecho de que las mercancías no lleguen a destino generará un efecto disuasorio para que los clientes extranjeros hoy deriven sus pedidos hortofrutícolas a otros mercados, y mañana abandonen la relación comercial con España.

Viene tarde pero, como vendrán futuras oleadas de nuevos cortes en esta salida de La Junquera o en la de Irún, le instamos a que se protejan desde ya la circulación de nuestro transporte internacional exportador y a las flotas españolas, para no seguir perjudicando ni a nivel individual de las empresas del conjunto del sector español que represento, ni al resto de actores que dependen del cumplimiento europeo de sus libertades fundamentales.

Poniéndonos a su disposición para aquello que considere, reciba mis más considerables respetos.

Juan Manuel Sierra Sidera
Director General