El transporte alimentario español, ejemplo durante la pandemia de COVID-19

Las cadenas de suministro alimentarias españolas se han erigido como todo un ejemplo dentro de la grave crisis generada por la pandemia de COVID-19. Así lo certifica un estudio en forma de encuesta realizado por la consultora ‘Morning Consult’ para IBM, toda vez que de las respuestas de los usuarios que han participado en la misma se desprende que España ha sido el país donde se han producido o se han notado menos interrupciones de las cadenas de suministro durante la fase más crítica de la crisis sanitaria.

El transporte alimentario español, ejemplo durante la pandemia de COVID-19.
El transporte alimentario español, ejemplo durante la pandemia de COVID-19.

El papel del transporte a temperatura dirigida dentro de las cadenas de suministro a nivel alimentario en España ha sido fundamental, certificando así la resiliencia del sector durante la pandemia. El enorme trabajo realizado por cada uno de los engranajes de esta cadena ha sido clave para que los consumidores no hayan notado en ningún momento interrupciones en las cadenas de suministro alimentario y no se hayan producido situaciones de desabastecimiento en los comercios durante el inicio de la pandemia, fase crítica por la incertidumbre global.

En este aspecto, la encuesta de ‘Morning Consult’ para IBM señala que el 82% de los españoles afirma no haber experimentado problemas de abastecimiento en sus establecimientos de compra habituales durante la fase más crítica de la crisis sanitaria, cifra que supera de forma amplia la media europea, fijada en el 77%. Datos que ponen de manifiesto el gran trabajo hecho todo el sector del transporte de mercancías por carretera a lo largo de la pandemia de COVID-19 en España y más concretamente del transporte bajo temperatura dirigida.

En otros aspectos ajenos al transporte y más centrados en los hábitos de compra y consumo, el estudio señala que el 72% de los españoles deciden parte de sus compras por la clasificación y etiquetado de los alimentos, siendo especialmente importante las etiquetas identificativas de producción responsable y procedencia. A su vez, los consumidores españoles también se han mostrado especialmente concienciados en el uso de envases reutilizables, la reducción de los embalajes de plástico, la prohibición de bolsas de plástico y de la problemática del desperdicio alimentario.