Cientos de transportistas pasan la segunda noche bloqueados cerca de Dover, en Inglaterra

Cientos de transportistas pasaron una segunda noche en sus vehículos en el condado de Kent, en el sureste inglés, a la espera de que Francia reabra la frontera del túnel por el canal de la Mancha, cerrada el domingo por la crisis del coronavirus.

Cientos de transportitas pasan la segunda noche bloqueados cerca de Dover, en Inglaterra
Cientos de transportitas pasan la segunda noche bloqueados cerca de Dover, en Inglaterra

El Gobierno británico ha estimado este martes en 945 los camiones varados cerca del puerto de Dover, cuyos conductores son de distintas nacionalidades, entre ellos españoles.

Las autoridades francesas decidieron el domingo por la noche cerrar su frontera con el Reino Unido tras confirmarse el hallazgo de una nueva variante del coronavirus, supuestamente muy contagiosa, pero otros países, entre ellos España, optaron por suspender todos los vuelos con el territorio británico como medida de precaución.

El director gerente de la Asociación británica de Transportistas por Carretera (RHA, en inglés), Rod McKenzie, dijo hoy que el ánimo de estos conductores es bajo por tener que pasar “una segunda noche aparcados en cualquier lugar, posiblemente en la autopista, posiblemente en otro lugar, tratando de cruzar el canal. Muchos son conductores europeos que tratan de llegar a casa para la Navidad”.

McKenzie también se quejó de que el ayuntamiento de Kent solo les ofreció este lunes una barra de cereales y afirmó que se trató de un “pobre esfuerzo” por parte de las autoridades locales.

No estamos tratando bien a los conductores de los camiones en estas condiciones muy difíciles en las que están“, añadió.

Al igual que la terminal de transbordadores en el puerto de Dover, Eurotunnel, que une Reino Unido y Francia por debajo del canal de la Mancha, suspendió el domingo el acceso a su terminal de Folkestone, en el sureste inglés.

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha emplazado a la población a comprar con normalidad y ha asegurado que “la gran mayoría” de los suministros de alimentación y medicamentos que recibe Reino Unido no se han visto afectados por la decisión anunciada por Francia, país con el que Londres sigue negociando para desbloquear la situación.